sábado, 30 de abril de 2011

Para nada


Ser viejo es que la guerra ha terminado
saber dónde están los refugios, cuando
ya de nada valen.

Joan

Margarit
Trabajé el aire
se lo entregué al viento
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego,
humo son mis obras,
cenizas mis hechos.

... Y mi corazón
que se queda en ellos.



Ángel González
Fotograma Alicia en ell País de las Maravillas

2 comentarios:

  1. VIDA

    Después de todo, todo ha sido nada,
    a pesar de que un día lo fue todo.
    Después de nada, o después de todo
    supe que todo no era más que nada.

    Grito "¡Todo!", y el eco dice "¡Nada!".
    Grito "¡Nada!", y el eco dice "¡Todo!".
    Ahora sé que la nada lo era todo,
    y todo era ceniza de la nada.

    No queda nada de lo que fue nada.
    (Era ilusión lo que creía todo
    y que, en definitiva, era la nada.)

    Qué más da que la nada fuera nada
    si más nada será, después de todo,
    después de tanto todo para nada.

    José Hierro, Cuaderno de Nueva York.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta este poema, es de mis favoritos de Hierro. Este hombre es un sabio en toda regla.

    ResponderEliminar